Aún hoy buena parte de los médicos consideran que si una enfermedad no tiene cura “ya no hay nada más que hacer”. Desde el paradigma de los cuidados paliativos, en cambio, se entiende que “si hay vida, siempre habrá posibilidad de mejorar la calidad de vida”. En vísperas del Día Mundial de los Cuidados Paliativos, que se conmemora el próximo sábado, la psicóloga Erika Priore, coordinadora de CareHome en La Plata, explica que el dolor de atravesar una enfermedad compleja no sólo es físico, sino también mental y espiritual, y cuenta cómo intervenir para lograr el alivio del paciente y su familia. Entrá al link y escuchá la entrevista completa en Vademecum.