Escribe Camilo González Balducchi

Representantes de cuarenta clubes nucleados en la Federación de Instituciones local se reunieron ayer en el Club Gutenberg ubicado en 65 entre 4 y 5 con la finalidad de delinear diferentes estrategias para hacer frente a la situación financiera que les provoca las boletas de la electricidad, el agua corriente y el gas. Analizan ir a la justicia con un recurso colectivo. Mientras tanto Aguas Bonaerenses analizará descuentos en las boletas a las entidades barriales.

El encuentro se llevó a cabo a las 19 horas y los referentes de las asociaciones deportivas, bibliotecas populares y centros de fomento mostraron su preocupación por la actualización de tarifas tras la convocatoria a audiencias públicas convocadas por el gobierno como paso previo a los “sinceramientos”. También participaron para asesorar a las instituciones ante una posible movida judicial las autoridades del Centro de Estudios para la Igualdad y la Solidaridad con el abogado Mariano Lovelli.

Los dirigentes reivindicaron el rol social de los clubes barrios y aseguraron que no van a cerrarle la puerta a los pibes “porque no pueden pagar la luz”. Mostraron un compromiso con los sectores más vulnerables golpeados por la nueva situación económica que atraviesa el país y la ciudad. “La Municipalidad tiene una deuda desde mayo en materia de sueldos de bibliotecarios, que cobran cerca de $7mil mensuales” declaró Alberto Alba, presidente de la Federación de Instituciones Culturales y Deportivas.

Entre cálculos y preocupaciones la buena noticia fue que Aguas Bonaerense aceptó evaluar descuentos en las boletas de los clubes del 30 a 100 por ciento según anunció Alba. La batalla de las entidades barriales comienza a tener influencias y el desafío de lograr que la sociedad entienda la importancia social de las instituciones barriales empieza su recorrido.