Se habló de todo lo que nos apasiona: música, recitales y también comida: «Con Árbol toqué en la fama, sí, pero si eso no se vive con alegría no vale nada. No me arrepiento de haber dejado Árbol, pero me hubiera gustado poder con la vida profesional y la vida personal». «La comida y la música tiene una forma de traernos recuerdos, de hacernos sentir cosas fuertes. Es muy fuerte»